La Teoría de las Ventanas

En este momento, percibo que la vida me abre una ventana.

Recién terminado el doctorado, poco más puedo estudiar, a no ser que mejore mi nivel de idiomas o haga más cursos específicos

Sin trabajo. Eso ya ha quedado claro, de lo contrario no estaríamos aquí.

Sin necesidad de terminar de pagar un piso, o coche, o tele, ni ningún otro objeto grande que se le parezca. Por suerte.

Sin hijos. :)

Con familia que me ayuda.

Con amigos que lo entienden.

Con novia que me apoya.

Una enorme ventana que no sé muy bien cuándo se volverá a abrir, ni en qué condiciones se abrirá cuando lo haga. Soy joven, tengo ganas, nada (o casi nada) me ata. El momento es ideal. Casi con toda probabilidad, alguno de los aspectos anteriores no se cumplirá cuando se me vuelva a abrir una ventana parecida (no seré tan joven o tendré un trabajo o me habré comprado una cosa grande o el entorno será menos comprensivo). Si no lo intento ahora, difícilmente lo intentaré en la próxima ocasión. No quiero empezar a trabajar en una empresa de ascensores (con todos los respetos para las empresas de ascensores), si previamente no he vivido la experiencia de trabajar un par de años en el extranjero.

Si no me tiro por la ventana que se me abre ahora mismo, me quedaré siempre con la duda de si había una colchoneta esperándome debajo.

Anuncios