La sensación de que se te acaba el mundo

Teniendo en cuenta los requisitos descritos anteriormente, cojo el globo terráqueo y miro a ver a dónde me puedo ir.

Descarto, por el momento, África, así en general. Conozco gente que ha trabajado allí, en Argelia, en Madagascar, en Angola, en Guinea. El cambio me lo imagino demasiado radical. No me veo todavía, llegando yo solo a Senegal, con un fajo de currículums en una mano y una mochila en la otra.

Descarto China, Vietnam, Tailandia, Indonesia, gran parte de Asia, al fin y al cabo. Pasé tres semanas de turismo en China y no me gustó el estilo de vida que percibí (y asumo que es atrevido decirlo habiendo estado solo tres semanas y solo como turista). Me desagradó mucho la organización de las ciudades y la filosofía de trabajo que me describieron los pocos chinos que conocí.

Descarto Rusia, porque no sé ruso.

Descarto Estados Unidos, porque he oído experiencias traumáticas de amigos cercanos sobre los problemas que te puede provocar el llevar el visado incorrecto.

Descarto Alemania, porque he oído que es casi imprescindible saber alemán. Descarto Grecia, Portugal e Italia, por encontrarse en situaciones parecidas o peores a la que se encuentra España. Descarto Suiza, por caro. Descarto Reino Unido, porque está ya infestado de españoles con la misma titulación que yo y que además me llevan un año de ventaja en la búsqueda de empleo. Descarto Noruega por lo cerrado que se encuentra su mercado, Suecia porque hace frío y Francia porque les tengo manía.

Descarto Venezuela, Colombia y México porque leo que son inseguros. Uruguay porque me imagino que son todo vacas y Brasil porque me abruma su tamaño.

Descarto Estonia, Bielorrusia, Moldavia e Islandia, porque no sé prácticamente nada de ellos.

Descarto la Micronesia, Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago, las Islas Vírgenes y demás paraísos tropicales, por considerar que nunca tendré tanta suerte como los que salen en Españoles por el mundo.

Descarto a Belice y a Guatemala, por descartar.

Doy vueltas y vueltas al globo terráqueo y me da la sensación de que el mundo se me acaba. Todo un planeta para mí solo, y las opciones se reducen a cuatro o cinco alternativas.

Anuncios