Las primeras alternativas: Canadá

Hace muchos años hice un curso de inglés de un mes en Toronto, con lo que pude viajar por algunas de las principales ciudades de Canadá. Por lo que recuerdo, se respiraba en el país una calidad de vida excepcional. Buenas viviendas, limpieza, no excesivamente caro. Aquella experiencia fue en verano, con lo que no sufrí el más que probable frío de los meses de invierno. El primo de un amigo mío (muchas de estas historias empiezan así, lo sé) marchó hace tiempo a Canadá y por lo visto está en estos momentos trabajando en Toronto en una empresa que diseña videojuegos. Yo quiero ser como el primo de mi amigo, así que en mi segundo día de investigación, busco toda la información posible sobre trabajar en Canadá. Básicamente, la información la obtengo de este simple pero increíblemente útil blog, de este post publicado en Spaniards y de páginas oficiales de Canadá que más adelante iré enlazando. Lo que me encuentro se puede resumir en lo siguiente.

Encontrar trabajo cualificado en Canadá parece difícil.

En principio, la opción más normal para comenzar a buscar trabajo en Canadá es participar en el programa Experiencia Internacional Canada. Consiste en un programa que ofrece diversas opciones (tres, concretamente) para ciudadanos del mundo que deseen trabajar en el país. Su objetivo es fomentar la entrada en Canadá de profesionales de diversa naturaleza para que, durante un tiempo limitado, se desarrollen profesionalmente en el país.

En primer lugar, el Programa de Trabajo en Vacaciones (más conocido como la Working Holiday Visa), te permite viajar libremente por Canadá durante 12 meses. Para financiarte la estancia, puedes trabajar a media jornada en bares, cafeterías, restaurantes y lugares similares. Para ciudadanos españoles se ofrecieron para este año 750 visados de este tipo. No sé cuánto tiempo duraron, pero por lo que he leído en hilos como este del foro Spaniards, se agotan habitualmente en pocas semanas. En principio, no parece destinado al perfil de Ingeniero Industrial. Por lo visto, hay algunos trucos para sacar el máximo provecho a este visado, ya que los 12 meses empiezan a contar a partir del momento en que “activas” el visado. Es decir, puedes viajar como turista (el visado de turista dura 6 meses), buscar trabajo mientras tanto, y en el momento en que lo encuentras, bajar a la frontera con Estados Unidos (a Buffalo es el caso más habitual, por estar muy cerca de Toronto) y activar la WHV entrando de nuevo en Canadá. En este hilo de Spaniards explican más o menos cómo hacerlo.

En segundo lugar, encontramos el Programa de Jóvenes Profesionales (Young Professionals), que sería probablemente la más adecuada para mi caso particular. Está dirigido a jóvenes de entre 18 y 35 años que deseen desarrollar su experiencia profesional durante 1 año en Canadá. Los requisitos se pueden ver en el enlace correspondiente. El que seguramente será más difícil de cumplir es el de disponer de una oferta de trabajo en firme por parte de una empresa canadiense. Sin oferta no hay visado. Lo cual resulta curioso, porque tengo la sensación de que es muy probable que al revés también se cumpla esa afirmación: sin visado no hay oferta. Al año salen 200 plazas para ciudadanos españoles, y estas no se agotan inmediatamente, ya que los requisitos son en este caso más exigentes.  El proceso, como en el caso de Australia, parece largo y también costoso, especialmente las Citizenship and Inmigration (CIC) Forms. Si se tiene la suerte de encontrar el trabajo, no está en absoluto garantizado que este se vaya a renovar después del año que dura el visado.

La tercera opción es la Co-op Internacional, aunque no la considero por no encajar en absoluto con lo que busco en estos momentos.

Otra opción aparte de la Experiencia Internacional Canadá es la de obtener una Work Visa, un visado de trabajo puro y duro. Esta parece la opción más complicada de las descritas, pues la empresa debe tramitar el Labour Market Opinion o LMO, que básicamente consiste en que la propia empresa tiene que demostrar que no existe un canadiense que pueda realizar el trabajo que te están ofreciendo a tí. A priori, parece que esta opción está destinada únicamente a candidatos brillantísimos con mucha experiencia o a perfiles tan específicos que justo en el momento en que tú buscas no están disponibles en todo el país. Complicado.

Teniendo en cuenta la información que recopilo (que de nuevo es poca), me queda una sensación parecida a la de la alternativa australiana: es complicado encontrar un trabajo de ingeniero en Canadá, especialmente si uno no tiene experiencia. La sensación que le queda a uno después de ver que las plazas son pocas y los requisitos muy exigentes es de que, en realidad, no nos quieren allí, no hacemos ninguna falta allí. Puedes venir, viajar, consumir, estudiar, pasar un tiempo, pero si lo que quieres es trabajar, más te vale estar muy cualificado y tener capacidad económica y anímica de aguantar un buen tiempo sin nada, o mejor ni lo intentes.

Y tiene lógica. Como leí no sé muy bien dónde a lo largo de esta búsqueda, por algo Canadá y Australia son países con una calidad de vida excelente: porque son gigantescos y tienen infinitos recursos a repartir entre muy pocos. Canadá es diez veces mayor en superficie que España y tiene menos habitantes (38 millones, más o menos). Si dejaran entrar a todo el que quiere hacerlo, serían más de trescientos millones, y las cosas ya no les irían tan bien.

Con tristeza, descarto también Canadá.

Anuncios