Las primeras alternativas: Ecuador

Al poco de empezar con mi investigación a nivel mundial, me encuentro con esta noticia en El País. En ella, se describe lo propuesto en julio de 2013 por Miriam Aguirre Montero, subsecretaria de Desarrollo Profesional Educativo de Ecuador, en un acto en la Embajada de Ecuador en Madrid. Por lo visto, el Ministerio de Educación de Ecuador planea abrir a principios de 2014 una universidad pública en la ciudad de Azogues, a 400 kilómetros al sur de Quito, la Universidad Nacional de Educación (UNAE). El objetivo inicial de este centro es el de “formar docentes y especialistas altamente cualificados”, es decir, formar profesores de calidad que ayuden a mejorar el nivel educativo del país. La descripción de toda la estrategia de ejecución de este proyecto se puede leer aquí. El tema es que, al parecer, la convocatoria está abierta a docentes de todo el mundo, habiendo en torno a 500 plazas para candidatos españoles que dispongan de doctorados, másters o licenciaturas. Dependiendo del tipo de contrato, los sueldos parecen de locura (entre 1.600 y 3.800 euros), así como las facilidades ofrecidas: bonos de vivienda y transporte.

No sé prácticamente nada de Ecuador aparte de lo poco que aprendí durante un breve romance con una chica ecuatoriana hace ya unos cuantos años. En principio, no estoy buscando trabajo en el ámbito universitario, pero viendo que cumplo los únicos requisitos que en la noticia se detallan, decido intentar también esta opción.

Con cierta dificultad dentro de la web del Ministerio de Educación de Ecuador, encuentro por fin el formulario que me permite postular para alguna de estas plazas. Comparándolo con los completísimos formularios de inscripción en webs de búsqueda de empleo a nivel global, el formulario del Proyecto UNAE me parece más bien cutrillo. Solo me piden información acerca de mis estudios y mi nivel de idiomas, dejando un hueco en blanco al final para que explique mi experiencia docente. Lo relleno en pocos minutos y lo envío. No recibo ningún mensaje confirmándome que la información ha sido recibida.

Buscando ampliar información, como siempre termino en Spaniards. Al parecer, hay quien ha conseguido una dirección de correo (unae@educacion.gob.ec) y ha enviado su CV y carta de presentación allí. Así lo hago yo también. A los pocos segundos recibo un email por parte de un robot ecuatoriano diciéndome lo siguiente: “Muchas gracias por su interés en la Universidad Nacional de Educación. Responderemos a su mensaje a la brevedad posible. Saludos cordiales.”

Espero unos días pero no obtengo ningún tipo de respuesta a parte de esta breve nota. Si la intención era la de abrir la UNAE para enero de 2014, los trámites de contratación de estos 500 profesores españoles ya debería estar mucho más avanzada de lo que está. Pierdo la esperanza de que este proyecto se materialice en algo concreto y me dedico a buscar posibilidades en otros países. A los pocos días me encuentro con esta otra noticia publicada en el diario ecuatoriano El Telégrafo, en la que ya se matiza que las supuestas 500 plazas no son únicamente para profesores españoles como se había anunciado previamente, sino que son para profesores de cualquier nacionalidad, y que además el Ministerio de Educación de Ecuador “desea que el mayor número posible de estos profesionales sean ecuatorianos”. La posibilidad de trabajar como profesor universitario en Ecuador ya se empieza a esfumar por completo. Lo que no termino de comprender es si la rueda de prensa que se dio en julio en Madrid estuvo plagada de errores por parte de la tal Miriam Aguirre Montero o si fue una extraña maniobra publicitaria orquestada no sé muy bien con qué objetivo. En este hilo de Spaniards hay un intenso debate al respecto.

El caso es que dejo prácticamente abandonada esta posibilidad durante dos meses hasta el día de hoy, en el que vuelvo a entrar en ese mismo hilo. En él, alguien comenta que le han contestado desde el Ministerio de Ecuador diciéndole lo siguiente: “Muchas gracias por su interés en formar parte de la Universidad Nacional de Educación. Confirmamos la recepción de su CV y su participación en el proceso de selección que se llevará a cabo durante los próximos meses. Nos pondremos en contacto por cualquier inquietud”. Yo no he recibido nada. ¿Significa que estaré descartado o están todavía en proceso de revisar todas las solicitudes?

Abro, por lo tanto, un pequeño resquicio a esta posibilidad. ¿Alguien más que haya optado a estas plazas en la UNAE quiere compartir su experiencia?

Anuncios