Las primeras alternativas: Europa

Prácticamente descartada en un principio por considerarlo un destino poco interesante para viajar (ese era precisamente uno de mis requisitos), meto a Europa dentro del saco otra vez al comprobar que el mundo se me ha quedado muy pequeño demasiado pronto. No busco trabajo en toda Europa al bulto, sino que me centro en algunos países que me atraen de entrada, por diferentes motivos: Holanda, República Checa o Suecia, por ejemplo. Me motivan menos que los destinos descritos en otros posts, con lo que la información recopilada es mucho menor. Nos olvidamos un rato, por lo tanto, del engorroso tema de los visados. Esa es la ventaja fundamental de Europa: te puedes plantar mañana mismo en Budapest, Dublín o Varsovia y ponerte a buscar trabajo directamente sin tener que resolver excesivos trámites legales. Una gran ventaja.

He estado en Holanda varias veces y siempre me causó una gran impresión, por la limpieza de las ciudades, la buena presencia de la gente, la evidente apariencia de calidad de vida que se respira. Siempre he oído que Holanda es un buen destino para ingenieros. Gracias a una estancia de 7 meses en el norte de Bélgica, hablo un poco de neerlandés, un idioma que podría calificarse de infernal. Imagino que la situación laboral en el país será buena, sin apoyarme en ningún dato objetivo. Investigo sobre Holanda. Por lo leído en foros, Holanda no es el paraíso. Empiezan a estar preocupados con su tasa de desempleo (7% en agosto de 2013), aunque las cifras ni se parezcan a las de España. Prácticamente todo el mundo habla inglés a nivel elevado, aunque para encontrar un trabajo cada vez empieza a estar más demandado un nivel aceptable de neerlandés. Los alquileres y la vida en general son más caros que en España. Contacto con una amiga arquitecta que está en Rotterdam gracias a una Leonardo y me comenta que está convencida de que en cuanto se termine el periodo de beca no la renovarán e incorporarán a alguien en condiciones similares para hacer su mismo trabajo. La gente de su entorno le comenta que esto es habitual y además le felicita por tener trabajo en estos momentos. Me inscribo, sin demasiada esperanza, en unas cuantas webs de búsqueda de empleo como CareersinHolland, EuropeInternship o XpatJobs. Me olvido un poquito de Holanda, de momento.

Estuve una semana en la República Checa en 2007 y me encantó Praga. Siempre he pensado que me gustaría vivir una temporada larga allí. Una mujer checa desconocida me dijo una vez por la calle que en su país había muchísimo trabajo para ingenieros en la fábrica “de los putos coches Skoda”, palabras textuales. Esta es toda mi información sobre la situación laboral de la República Checa, pero investigo igual. Con una tasa de paro también cercana al 7%, la República Checa tampoco parece el paraíso. Hay demanda de ingenieros, sí, pero por lo que encuentro, por lo menos en Praga, se trata fundamentalmente de ingenieros informáticos, con conocimientos en lenguajes de programación muy específicos. Para los extranjeros, además, es habitual empezar con empleos en call-centers, ofreciendo asistencia técnica a distancia. Me resulta complicado encontrar ofertas de empleo concretas dentro del área de la Ingeniería Ambiental. Me cambio de país, muy rápido.

No he estado en Suecia, pero la gente que conozco que ha estado allí me comenta la excelente calidad de vida que se respira, por lo menos entre los suecos. Todos guapos, todos sanos, todos bien vestidos. Ciudades limpias, no demasiado grandes y agradables para vivir. Suecia es, no obstante, carísimo (aunque los sueldos son acordes). Gracias a esta larga entrada en Spaniards, aprendo algunas cosas interesantes de Suecia. El mercado de trabajo de Suecia es muy cerrado. Hay trabajo, pero la mayor parte no se publicita en los canales habituales de búsqueda de empleo (se dice que solo el 40% de las ofertas se hacen públicas), sino que se transmite más bien por el boca-boca. Es esencial, por lo tanto, tener contactos en Suecia (personalmente, yo no tengo ni uno). Encontrar trabajo en Suecia, además, es un proceso largo. Los expertos en la materia recomiendan un colchón económicos de mínimo unos ocho meses sin ingresos de ningún tipo (y del grosor del colchón te puedes hacer una idea teniendo en cuenta que una barra de pan cuesta casi 3 euros, una cerveza 7, el cine 15 y un alquiler de habitación mínimo 400). Un aspecto interesante sobre Suecia es que, para ciudadanos de la Unión Europea, estudiar cualquier tipo de curso o máster universitario es gratuito. Parece algo increíble pero es así (hay que pagarse la estancia en Suecia, eso sí). En algunos sitios recomiendan esta vía como una buena manera de entrar al país, para acostumbrarse a su cultura, aprender el idioma y hacer contactos, aspectos sin duda claves en la búsqueda de empleo. Busco una lista de posibles cursos específicos en Suecia y aparco de momento esta opción de cara a un futuro.

Durante todo este proceso de búsqueda de empleo en Europa, me informan de que sale en mi universidad la convocatoria de las becas Leonardo para el próximo curso 2013/14. La beca Leonardo te permite hacer unas prácticas de 24 semanas en una empresa europea, dentro de las que te ofrece la propia universidad o buscada por ti mismo. Se supone que las probabilidades de permanecer en la misma empresa donde hiciste las prácticas una vez terminen las 24 semanas son del orden del 50%. La empleabilidad de los que disfrutan este tipo de beca también se incrementa, según las estadísticas de los organizadores. Miro las condiciones y veo que no lo tengo del todo mal para recibir una. Me apunto también al proceso.

Europa también existe, al parecer.

Anuncios