Hilar fino (cambio de estrategia)

Detectados algunos de los errores cometidos al emplear la estrategia del aluvión mundial de CVs, decido poner en marcha un método diferente. Uno piensa, antes de comenzar, que inundando el planeta de correos, por pura estadística, tendrá más probabilidades de llegar a una empresa que busque a alguien con su perfil. No es así, por lo que he comprobado. Tampoco pienso que la tarea realizada hasta el momento haya sido completamente inútil. Tengo la sensación de que era algo que había que hacer, por algún sitio había que empezar. He plantado un montón de semillas, así a lo bruto, sin pensar demasiado por donde las tiraba, y ahora me toca ir y regar unas cuantas con cuidado, prestando atención al crecimiento. Disculpad la cursilada. Me ha servido, además, para aprender varias cosas:

  • El mundo está lleno de empresas dedicadas al sector de la Ingeniería Ambiental. Dispongo ahora de una interesante base de datos de empresas que trabajan en este campo, de diferentes tamaños y en diferentes países. Es muy posible que me resulte útil en un futuro.
  • Un CV o una carta escasamente personalizados van el 99.9% de las veces a la papelera de reciclaje. Por muchos e-mails que envíe, el resultado siempre es el mismo: cero entrevistas. Empezar el correo con un “Dear Sir or Madam” no sirve para nada. Entiendo que nadie pierde el tiempo en leer una carta que no va dirigida a él mismo.
  • En general, las empresas que más responden a mis correos, aunque sea para decir que no (especialmente para decir que no) son las que se encuentran en Reino Unido. Es un dato que no aporta nada pero que cuanto menos me resulta curioso.
  • Las posibilidades de conseguir una entrevista serían sustancialmente mayores si me encontrar físicamente en el país en cuestión. O eso me dicen las empresas: que me ponga en contacto con ellos cuando verdaderamente esté allí. Lo veo lógico. Ningún empresario se arriesga a invertir tiempo en alguien que se encuentra a 7.000 kilómetros de distancia de su despacho.

Creo que el nuevo método de búsqueda de empleo no ha de ser radicalmente al seguido hasta ahora, al fin y al cabo voy a seguir utilizando Internet para ponerme en contacto con las empresas. Tampoco voy a modificar sustancialmente mi CV o carta, el contenido de los dos documentos creo que es, en esencia, adecuado. Lo que sí voy a tratar, en la medida de lo posible, es hilar más fino, ajustar la búsqueda. Con hilar fino, me refiero fundamentalmente a lo siguiente:

1. Voy a intentar enviar correos solo a las empresas en las que verdaderamente estoy interesado. Esto se traduce en reducir drásticamente la cantidad de correos enviados y en personalizar al máximo el contenido del CV o de la carta. Menos cantidad, más calidad. Por ejemplo, si me pongo en contacto con una empresa que aplica principios de la ingeniería ambiental al sector de la industria cerámica, mencionar en la carta que vivo actualmente en una región en la que el principal sector de la economía ha sido tradicionalmente la cerámica, y que por ello busco introducirme en este campo (aunque no sea cierto).

2. Voy a apuntarme a ofertas específicas. La mayoría de empresas con que me he puesto en contacto hasta ahora son de tamaño medio o pequeño. En pocas ocasiones hay ofertas concretas en este tipo de empresas. Además, las posibilidades de incrementar plantilla en ellas son siempre menores. Debería empezar a buscar por tanto empresas de un tamaño mayor, multinacionales, aunque en principio no fuera lo que buscaba. Allí sí suele haber vacantes específicas o programas para jóvenes graduados.

3. Voy a mencionar de manera más directa mis conocimientos específicos. Para ello, voy a utilizar las asignaturas de la carrera o del máster. Por ejemplo, si me dirijo a una empresa dedicada a la fabricación de paneles solares, mencionaré las asignaturas de Radiación Solar o Tecnologías Fotovoltaicas. En cambio, si me pongo en contacto con una empresa que produce vehículos, hablaré de los conocimientos que adquirí en Procesos de Fabricación, Mecánica o Automatización.

4. Voy a incrementar mi red de contactos (que no enchufes). De esto se podría hablar en otro post aparte. Nunca me ha hecho demasiada gracia lo de preguntar a conocidos sobre la posibilidad de trabajar en las empresas en que ellos se encuentran, pero ahora me doy cuenta de que esto es un error, especialmente hoy en día. Buscaré a amigos y conocidos de todo tipo que trabajen en empresas de ingeniería alrededor del mundo.

Cambio de estrategia. A hilar más fino. ¿Cómo lo veis? ¿Alguna recomendación que añadir respecto al cambio de estrategia? ¿Conocéis a alguien que encontrase trabajo enviando correos a lo bruto por todo el mundo?

Anuncios