¿Se puede encontrar empleo escribiendo un blog sobre la búsqueda de empleo?

Llevo aproximadamente 3 meses escribiendo este blog sobre el proceso de búsqueda de empleo. En ningún momento tuve muy claro para qué escribía este blog; más bien eran un conjunto de razones las que me animaban a llevarlo a cabo. Tampoco es que le dedique demasiadas horas: dos o tres posts semanales como promedio no me suponen más de 5 horas cada 7 días. Es asumible, para una persona que no tiene trabajo. Los principales motivos que me empujaron a poner por escrito todo esto que no deben leer más de seis o siete personas en el mundo (según las estadísticas que me proporciona WordPress) eran los siguientes:

1. Volver a publicar algo online, después de un tiempo largo sin hacerlo.

2. Poner en orden un montón de información que podría resultar útil a otras personas en mi situación (o a mí mismo en un futuro).

3. Desahogarme. Y es que cuando uno busca trabajo, parece que no sabe hablar de otra cosa. Tengo la sensación de haber contado lo mismo como un millón de veces durante los últimos tres meses.

4. Encontrar trabajo.

Los tres primeros objetivos se cumplieron enseguida. El cuarto era, obviamente, el más complicado. Pensé, en un principio, que este blog podía ser una plataforma más de mi búsqueda intensiva de empleo en el extranjero. No el canal principal, pero sí un apoyo más, un lugar más en el que publicar mi CV y mis motivaciones, un rincón más desde el que gritarle al mundo que quiero empezar a trabajar de ingeniero. Como los tres primeros puntos me satisficieron (es correcto, sí) enseguida, dejé pronto de prestar atención al cuarto de ellos.

Hasta hace un par de semanas.

Un primo con el que tuve una muy buena relación en mi infancia, y a quien en la actualidad veo muy poco, se puso en contacto conmigo. A través de Facebook había leído en mi blog que estoy buscando trabajo. Tras ponernos al día de nuestras vidas, me comentó que un pariente cercano suyo estaba buscando a alguien que le sustituyera en su empresa durante un par de meses. La elección del candidato le correspondería realizarla a esta persona, con lo que mis probabilidades de conseguir este trabajo eran altas, según me dijo. Sin prácticamente haberme dado cuenta, el cuarto de los objetivos podía estar a punto de cumplirse. Esta situación refuerza por cierto la importancia de los contactos, que comenté hace pocos días.

A pesar de la alegría de poder trabajar durante un par de meses, y también del hecho de que un familiar con el que hace tiempo que no tengo mucho contacto me tuviera en cuenta para el puesto, lo rechacé. Se lo agradecí muy sinceramente, pero le dije que no era aquello lo que estaba buscando en estos momentos. Por disponibilidad y por formación estaba suficientemente capacitado para llevar a cabo el trabajo. No obstante, creo que me habría alejado, me habría despistado de la posibilidad de conseguir el objetivo en el que ahora mismo estoy centrado: encontrar un trabajo como ingeniero en el área de la ingeniería ambiental, o en un campo lo más cercano posible a este. Y además en el extranjero. Si esto es lo que quiero ahora, creo que no tiene sentido entretenerse con opciones que no tienen nada que ver. Y aquí sigo.

De modo que, la respuesta a la pregunta que se plantea en el título del post está clara: Sí, se puede encontrar empleo escribiendo un blog sobre la búsqueda de empleo. Es una vía más, un canal más. A mí ha estado a punto de servirme. Así que ánimo, y a escribir.

Anuncios