Cómo preparar un test psicotécnico

Casi dos meses después de haber empezado a buscar empleo en el extranjero, recibo un correo de un tal Andrew que trabaja en una consultora ambiental encargada de contratar profesionales con perfiles específicos. Al parecer, dejé también allí mi CV durante mi envío masivo de correos alrededor del globo, aunque yo no lo recuerdo. Me comenta Andrew que mi perfil encaja bastante bien en una posición ofertada por una empresa de la industria de la automoción ubicada en Reino Unido. Le digo por supuesto que estoy muy interesado.

Durante nuestra primera conversación telefónica, me explica el proceso a seguir, que por supuesto será largo. El primer paso de este proceso es realizar “an online assessment“, lo que habitualmente conocemos aquí como un test psicoténico (o “test pirotécnico”, como me gusta llamarlo a mí). Son un rollo los test psicoténicos, las cosas como son, y es habitual tener que enfrentarse a ellos si se opta a un puesto en empresas grandes. No obstante, si se preparan adecuadamente, no es excesivamente complicado pasarlos.

Me da la sensación de que con este tipo de test, las empresas no persiguen encontrar a candidatos brillantes, sino más bien descartar a los que están muy poco preparados. Personalmente, buscando trabajo en el extranjero he tenido que realizar dos test psicotécnicos online para dos empresas distintas. En ambos casos tuve la sensación de haberlos hecho entre regular y mal, ya que respondí algunas respuestas al azar, y en ningún caso tuve tiempo de completar las pruebas. Sin embargo, en ambos casos mi puntuación fue suficiente como para seguir adelante con el proceso. En esencia, pueden verse como una especie de pasatiempos para gente lista.

Estas pruebas están usualmente divididas en tres partes:

1. Comprensión lectora. Como por ejemplo, este que he encontrado en el Institute of Psychometric Coaching.

En esta prueba, nos van presentando una serie de textos, y nos hacen preguntas referidos a ellos. Las preguntas suelen ser algo rebuscadas y no se encuentran de manera obvia en el texto, sino que más bien hay que razonarlas a partir de lo que en él nos cuentan. En muchas ocasiones, la pregunta no se puede responder a partir de la información que nos proporciona el texto.

2. Razonamiento numérico y análisis de gráficos. A modo de ejemplo, estos tests que encontré en JobTestPrep.

Las preguntas de razonamiento numérico pueden ser muy variadas. Se pueden encontrar desde análisis sencillos como el de este gráfico de barras, hasta problemas un poco más complejos relacionados con la velocidad de rotación de componentes o la capacidad de producción de maquinaria industrial. Preguntas habituales también son el cálculo de porcentajes y sus incrementos a lo largo de años, operando información proporcionada en tablas o gráficos. En cualquier caso, estas preguntas son siempre problemas que, si se dispusiera de cinco minutos para cada uno, se resolverían sin ninguna dificultad. El factor decisivo en estas pruebas es siempre el tiempo (al fin y al cabo esto es lo que creo que se evalúa, la capacidad de resolver cuestiones sencillas de manera rápida y eficaz): se debe responder a alrededor de 8-10 de estas preguntas en unos 12-15 minutos (o menos).

3. Análisis conceptual. Por ejemplo, estas pruebas que se pueden encontrar en SHL Talent.

En este tipo de pruebas (las más complicadas en mi opinión), nos proporcionan una serie de figuras, cinco arriba y cinco debajo. Supuestamente, estas cinco figuras de arriba forman una secuencia lógica, que solo puede continuar de una manera, con una de las cinco figuras que aparecen debajo. Aunque todas las respuestas puedan parecer lógicas a simple vista, siempre hay una única solución posible. Las posibilidades son infinitas, porque el tipo de figura que se puede encontrar es desde lo más sencillo hasta lo más rocambolesco. No obstante, suele ser útil fijarse en aspectos como el siguiente:

Alguno de los elementos que forman parte de la figura gira en el sentido de las agujas del reloj a un determinado ritmo (por ejemplo, 45 grados cada paso), mientras que otro gira en sentido contrario a un ritmo diferente (por ejemplo, 90 grados cada paso). Siguiendo esta norma, es de lógica averiguar donde se encontrarán en el paso siguiente cada una de estas dos formas que componen la figura.

(Soy consciente de que este último párrafo no tiene ahora ningún sentido para el lector, pero probablemente lo tendrá si acaba practicando algunos de este tipo de pruebas de análisis conceptual)

El objetivo de este post no es más que el de insistir en lo que ya he dicho varias veces anteriormente: las entrevistas hay que prepararlas bien. Y los test psicotécnicos, obviamente también. Cuantos más test de ensayo se hagan antes de la prueba real, más soltura se cogerá a la hora de enfrentarse a estas preguntas.

Como he dicho previamente, el factor diferencial en estas pruebas es el tiempo. De hecho, lo más normal es que no se complete ninguna de las tres pruebas dentro del tiempo estipulado. Así pues, mejor no agobiarse con esto. Lo ideal es centrarte en resolver correctamente el problema que tienes delante (que siempre es sencillo) sin pensar en si invertimos más del tiempo en teoría dedicado a esa pregunta. Y si nos atascamos en alguna de ellas, se pasa a la siguiente y punto. Según mi experiencia personal, para un test de 10 preguntas, mejor intentar 6 de ellas tranquilamente y responder correctamente a 5, que responder rápidamente a 10 y contestar solo bien a 3.

Así pues, antes de enfrentarse a cualquier test psicotécnico en un proceso de selección, mejor dedicar un par de tardes a realizar tests de las páginas web que he mencionado más arriba o de los gratuitos que se ofrecen, por ejemplo, en Assessment Day. Son de gran utilidad.

Anuncios